11 de mayo de 2011

A veces me gustaría que no hubiera tantas decisiones que tomar. Estoy cansada de tener que pensar las cosas antes de hacerlas, de tener que elegir una opción entre tantas y todos los días deseo que no hubiera tantas decisones que tomar, o al menos que estas fueran más faciles porque mientras paramos a pensar en las ventajas e inconvenientes nos perdemos lo mejor de todo. Simplemente me gustaría que todo esto no fuera tan complicado, tener las cosas claras y saber bien lo que quiero.

1 comentario: